Seleccionar página

    ¿Es lógico que España tenga un horario GMT+1? ¿Cómo afecta esto al descanso y a la salud?

    Estas preguntas están relacionadas además con el cambio de hora que tenemos implantado en España, relacionado con el horario de verano y el horario de invierno.

    Antes, veamos qué implica cambiar el GMT. Y primero, ¿qué es el horario GMT? GMT viene de las siglas Greenwich Mean Time, o sea, “Tiempo Medio de Greenwich”. ¿Qué es Greenwich? Es el meridiano (también llamado meridiano cero) a partir del cual se realizan las mediciones de las longitudes. Así, en 1884 se determinó que dicho meridiano sería el que se tomaría en cuenta para ser la referencia a partir de la cual se tomarían las referencias del tiempo para todos los países.

    España estuvo hasta 1940 en el horario GMT+0. Sin embargo, en el BOE del 7 de marzo de 1940 se adelantó la hora 60 minutos, es decir, hasta GMT+1, donde se indica literalmente en el texto de dicho BOE que “Considerando la conveniencia de que el horario nacional marche de acuerdo con los de otros países europeos…”. Gráficamente, el resultado en cuanto a horarios fue el siguiente:

    Es decir, España tiene el mismo huso horario que por ejemplo Polonia o Alemania.

    Si se visualiza a continuación la misma imagen anterior pero incorporando el meridiano de Greenwich, se observa que casi toda España se sitúa a la izquierda del meridiano.

    Es decir, España se sitúa al menos una hora por delante de lo que la propia lógica de la ubicación geográfica del meridiano establece (se indica al menos, ya que Galicia aún se ve más afectado por esta medida [obsérvese que Galicia está ubicada geográficamente en la misma situación que Portugal], por no hablar de las Islas Canarias).

    ¿Qué consecuencias tiene este desfase horario en la salud de las personas?

    Una de las mayores consecuencias es la dificultad que esto nos produce al dormir, y los inconvenientes de tener mucho sueño al despertar.

    Para que el sistema hormonal esté regulado es indispensable que cuando se duerme la habitación esté a oscuras, libre de posibles luces por donde pueda entrar luz. El cuerpo humano dispone de una glándula llamada pineal que es hipersensible al efecto de la luz en nuestro organismo. Cuando la luz disminuye el cuerpo humano segrega una hormona llamada melatonina, más conocida como la hormona del sueño, que provoca estados de somnolencia y relajamiento. La melatonina se encarga de regular nuestro sueño, y si por alguna razón externa existe mayor luminosidad durante la noche entonces el cuerpo regula una menor cantidad de dicha hormona, con lo que a las personas les cuesta descansar adecuadamente. Cuando amanece en cambio se reduce la segregación de la melatonina y en cambio se produce un aumento de la serotonina. Así, un mayor desfase de las horas de luz provoca un cambio en los patrones del sueño y que nuestros ritmos naturales se vean alterados.

    Si se recuperara el huso horario de GMT+0, esto repercutiría muy positivamente en la salud, ya que los ciclos circadianos de las personas están ahora mismo descompensados entre el huso horario que tenemos y el ciclo solar. Por ejemplo, los españoles comemos y nos acostamos más tarde y ello está afectando a los hábitos de ejercicio físico y de alimentación. Además, ello redunda en un círculo vicioso donde los niños rinden menos, y las personas que trabajan tienen menor productividad en su trabajo.

    Share This